domingo, abril 03, 2005

¿Y si resulta colombiano?

¿Se pueden ustedes imaginar si luego del famosísimo “Abemus Papa”, el cura de curas que elijan los cardenales tiene pasaporte colombiano?
Lo primero que haría es cambiarse el nombre a John Jairo 1, hijo de la Virgen de Chiquinquirá y hermano del Señor Caído de Buga;
Luego va y le prende una velita a la imagen del Divino Babe que tiene junto a la mesita de noche, canoniza al curita Marianito y sube descalzo a Moncerrate, con paseo de hoya y todo… y con Uribe;
Para dárselas de corrido, vuelve y pone las misas en latín durante un rato (hasta que le aleguen o le hagan paros), como para que digan que él si es play, pero que es reformista;
En vez de caldito los domingos luego de oficiar misa, seguro institucionaliza la changua y cambia la cena de navidad con pavo por tamales, buñuelos y natilla;
Claro que para Semana Santa, lo más obvio es que ponga a todos los fieles del mundo a tomar mazamorra con panela miércoles y jueves, pero el viernes, seguro los manda a comer frijoles con garra y patacona, porque el pescado es muy caro;
Y como para completando el cuadro, lo más seguro es que cambie la hostia por la arepita esa que parece un bollito, pero solo para Colombia porque en otros lados no saben que es eso y luego van y se vuelven adventistas o evangélicos, así que manda a consagrar las arepas con mantequilla y salesita, y además como colombiano que se respete, cambia el vino de consagrar por tintico cerrero de esos como los que hacen las abuelitas, pero endulzado con aguardientito porque el traguito no puede faltar en la Santa Homilía.
La verdad, todo es comida antes que religión y a los “santos” también les da chucha, pecueca, se mueren, sudan y les da hambre, pero si son colombianos… la cosa cambia… pero solo un poquito.