martes, diciembre 14, 2004

Aquí adjunto unos buenos tips o consejos para aquellos que quieren ser los dueños de ésta Colombia loca o mejor, sean el colombiasno perfecto:

Mate a todos los que pueda en una masacre, total, todas son iguales y los muertos no valen si no son por montones y después del segundo ya no se los van a cobrar. Y de paso, se gana estado de beligerancia política, que es lo que siempre ha soñado tener.
Secuestre gente en iglesias, carreteras, en sus propias casas y hasta en buses de colegio porque los niños son muy mamones, para el efecto, es lo mismo, lo único que importa es el dinero que le den por ellos y que es para pagar putas, drogas y más armas con la cual hacer más negocios (es que los AK que venden los chinos subieron mucho desde que son de metal y ya no tienen madera).
Cóbrele dinero a todo el mundo por trabajar honestamente y como un verraco vigilando todo, luego quítele las tierras porque esos hijueputas no se la merecen por pobres o idiotas, desplace a esa gente a los cinturones de miseria de las ciudades y luego póngalos a pedir limosna en los semáforos, son mano de obra barata.
Acabe con la seguridad social (bueno, con la poca que había) y deje que aquellos que no cargan una Masther Card, se mueran en los andenes o en los paraderos de los buses que nadie respeta y que son utilizados por los indigentes para dormir bajo alguna clase de techo, pero que sirven para hacer una publicidad la verraca de cigarrillos o la última película de moda.
Deje que la atrocidad incompetente sea quien aparezca preciso a las cuatro, cuando el pico y placa está en boga; pues ellos estaban muy juiciositos organizando algún secuestro, una extorsión, planeando o haciendo atraco a un banco o arreglándole el caminado a sus “primos”.
Construya unos cuantos barrios con cajas de fósforos que les dicen casas de interés social, para redimir pecados con los pobres (es que como usted sabe, la mejor publicidad es el chisme) y luego las cobra bien caras o las deja sin servicios públicos porque los pobres no se bañan, no necesitan electricidad para la nevera porque no tienen con que llenarla, ni un teléfono con el cual contarle a alguien que están llevados del putas.
Pídale perdón a la gente si la ofendió, porque usted nunca hizo nunca nada más que defender el estado y la propiedad privada (claro, la suya y que le quitó a los demás). Porque usted es un héroe de la patria.
Como ya pidió perdón, vaya y visita al papa, porque usted es un buen creyente y se confiesa con los que saben de la fe, la fe de las ratas.
Mande a los hombresitos de plomo verde a matar bebés en Cajamarca (o en cualquier parte, todos son igualitos y sirven para dar ejemplo de que usted es el que manda y punto) y luego deje que hagan lo mismo en Santander (o en los llanos), pero con maestros de escuela, como para aplacar a esos tipejos que no saben de tolerancia y que se la pasan recitando esa porquería de los derechos humanos que no sirven para nada más que joderle la vida a usted.
Hágase unos buenos negocios con los que firman y pásese por el capitolio para asegurar el machetico y luego váyase a cuidar su feudo con sus amigos los “primos” o los “muchachos”, que va a estar muy agradecidos con usted por ser un buen parce.
Invéntese más impuestos para tapar el hueco fiscal que dejó su último retiro a las arcas del estado y que eran para la inversión que nadie necesita porque el país, según usted y sus amigos, está perfecto y váyase de paseo a saludar al nuevo presidente de alguna parte (cada rato eligen maricas, así que hay que saber con quien y como) de pronto con él puede hacer nuevos negocios y aprovechar esos chorritos de petróleo de los llanos.
Dedíquese a construir cocinas para elaborar la coca que cultiva y que según usted no hace más que para un porro, pero que según las cuentas serias serían como unas mil toneladas anuales, así que son fáciles de camuflar y tranquilo, que todo el mundo hace tratos y hasta le dan medallas de honor y todo porque usted es un industrial el macho, con visión y que le dio un nuevo impulso a la economía locombiana.
Colabore con las campañas de regalos para niños pobres en navidad, porque es buen negocio; la publicidad es buena y de paso, usted se gana unos cuantos seguidores por pinche carrito de plástico o una barbie chiviada y de contrabando que usted compró muy económico a los manes de aduanas o la DIAN, pues ellos también necesitan pesitos y usted sabe que ellos le pueden estar dejando pasar otro cargamento como los con los que usted cuadra sus finanzas. Pero eso si, encárguese de que la campaña la haga una emisora de radio o un noticiero de Tv, porque o sino, no tiene sentido gastar plata en pendejadas de las que nadie se va a enterar.
Ni por el putas se vaya comprar un Mercedes, un BMW, una Toyota inmensa o un Ford parecida, esos carros son para nuevos ricos o traquetos, usted como es de valía monta en un Audi, un BW (pero no un golf ni un escarabajo nuevo, porque esos son para yupies) o una Reng-Rover, que esos autos si dan status.
Compre ropa italiana, no vaya a comprar ropa gringa porque ese estilo es para jovencitos. En lo posible contrate un diseñador exclusivo (como esos que van a los reinados que usted paga) de la costa, que esos si tienen clase y estilo y hacen ver pinta así usted sea todo un gorila.
No vaya a discotecas, chochales, lupanares o sitios de lenocinio, que eso es para idiotas, usted está ya por encima del bien y del mal, así que debe ir a cafés con pinta de bar (pero que estén de moda, o sino, perdió plata y tiempo) y tiene que tomar tragos que le hagan ver interesante. Ni por el verraco vaya a seguir tomando aguardiente, cerveza o whisky (o sea, lo que usted llama “el amarillito”) es que esos licores de poca monta solo lo toman los pobres para faroliar y usted como es un tipo elegante, debe tomar cognac o vinos decentes, obviamente tiene que aprender de quesos también, así que le va tocar leer un poquito.
Edifique iglesias por todos lados si no tiene ya un culto propio (de esos evangélicos o cristianos, que son buenos fanáticos) para que una comunidad lo apoye en lo que necesite, así sea para solo hacer ruido en las fiestas y montonera en sus manifestaciones públicas. Póngale mucho cuidado a sus nuevos socios políticos y aprenda a hablar como ellos, así puede manipular bien una comunidad religiosa y de paso, la gente va a creer que usted es un hombre muy bueno, como lo demuestra su sonrisa perfecta arreglada por un cirujano plástico.
Si es medio calvo, hágase poner pelo porque los calvos no le gustan a nadie, dan mala espina y da la sensación de que esconden algún secreto maluco y si tiene canas, pues déjeselas, ellas le dan la dignidad que sus detractores le quieren quitar.
¿Se acuerda de la época de universidad? Si señor, le tocó volver a estudiar, pero esta vez, lo va a hacer pero con otra finalidad: como usted ya está mamado de tanta cosa, compre resúmenes de obras clásicas y famosas, de filósofos y literatos de esos que habla todo el mundo, para que pueda hablar de algo más que de fútbol en los cocteles. Ya no puede volver a escuchar vallenatos, champeta, reguetón o similares, esa música solo la escuchan los ignorantes y los pobres, usted escucha otra clase de cosas, como música clásica, folclor colombiano (porque usted es un tipo comprometido con la patria), salsa y rock viejo (porque usted aún sigue siendo joven de corazón) y por supuesto, tiene una excelente colección de DVDs de ópera y zarzuela.
Consígase como pueda (la plata hace milagros) una acción de un club social de renombre, en lo posible donde vayan los más lagartos del país y sus esposas, así se granjea amigos que sirven para algo y de paso, se da vitrina jugando golf así a usted le parezca una maricada.
Recuerde que son más útiles (dañinos y peligrosos para el enemigo) unas cuantas barras de abogados bajo su mando, que un cartel de sicarios y de paso, hasta plata le pueden dejar.
Ponga una fundación para ayudar a alguna clase de niños pobres con alguna enfermedad bien rara, así también tiene una ONG y una cara amable para mostrar por si algo malo pasa y se en apuros para afirmar que usted es un tipo serio. Si puede, ponga a director a un exministro, una exreina de belleza de Cartagena o alguien famoso (no interesa que no sea importante), así cobre arto, no importa, es la porta que más debe cuidar y de paso, le sirve para hacer espionaje en otras ONG que pueden estar en contra suya.
Cómprese una flota de taxis (si los negocia directamente con los gobiernos locales, seguro los cupos hasta se los regalan), ellos sirven para hacer sondeos y espionaje por la ciudad donde usted se va a radicar y lo van a mantener muy bien informado, porque nadie cree que los taxistas tengan oídos.
Vaya y se habla con los ingenieros de las empresas de telecomunicaciones y contrátelos para que chucen algunas líneas (fijas y celulares) porque nunca se sabe si un amigo está a punto de traicionarlo y claro, usted puede grabar todo lo que pueda en contra de cualquiera.
Cuando le de por comprar una PC (de mesa, portátil o de mano) asegúrese de que tiene software de encriptación, porque es mejor seguir con los secretos bien secretos. Esto mismo debe hacerlo con los teléfonos.
Haga muchas fiestas o reuniones de amigos y filme o fotografíe todo movimiento o acción, es una buena manera de untar a la gente que no se quiere dejar untar o que sale muy cara. Así que tiene que contratar servicios de prostitución (femenina y masculina) que sean todo terreno y presten sus labores las 24 horas del día. Las reuniones de ésta clase, deben estar amenizadas por artistas de renombre, si puede contrate hasta ganadores de Grammys y la comida por más pase que sea, debe ser gourmet, porque usted es un hombre fino y no come basura (hablada y sólida).
Finalmente, arme un grupo político propio o haga que el gobierno le forme uno, raje de todos menos de sus enemigos del pasado que ya son sus nuevos socios y cómprese un perro bonito (de esos que salen en los comerciales, no importa la raza, sino el costo del cachorro (por ejemplo un shih tzu, el chandoso es raro y lo va a hacer quedar como un rey; pero eso si, asegúrese de que se lo adiestre el ejército por si necesita que alguien o algo lo ayude de verdad en alguna situación de peligro donde no pueda tener su acostumbrado fusil) y salga en muchas fotos de la farándula con las actrices y modelitos (si puede, cuádrese con alguna, son baratas para los resultados que dejan así no sean tan buenas en la cama como sus curvas indican) y vaya a las rumbas de los canales privados donde lanzan una nueva novelucha de esas que son solo ladrillos recocidos pero que todo el mundo ve por el gancho social y como para soñar con ser rico.

Esa fue una síntesis del manual para el perfecto colombiasno. Síganla al pié de la letra y el éxito será perfecto, claro, si sus morales los dejan.