viernes, octubre 29, 2004

Espectáculo de maniquíes

Por si fuera poco, tras de que tenemos que soportar el desfile de la miseria de los políticos con su régimen de reelección diciendo y haciendo maricadas con tal de justificar lo injustificable, los Reallity ridículos para “celebridades” y a Millos por fuera del octagonal, ahora por todos lados van a aparecer las banalidades de las reinitas, ahora “llegó noviembre con su ventolera...” y ya empezamos de nuevo con el desfile de prótesis de silicona, narices plásticas, peinados estrambóticos, maquillaje como para cubrir las cumbres nevadas del parque de los nevados y la morbosidad de los comentaristas. Y todo made in la guacherna de Cartagena.
Claro, como en éste país hasta reina de la papaya o la panela hay para gozar con la falta de criterio y el dolor ajeno y ahí está la solución a los problemas políticos y económicos de la nación; así que la realidad muy tranquilamente se disfrazará de fiesta porque la Selección ya no entretiene ni con escándalos o goles, las novelas son aburridorsísimas o plagadas de actrices y actores de medio pelo, la F1 se acabó hace ocho días (bueno, en realidad éste año fue igual de malo al pasado en cuanto a carreras de autos y terminó como se supuso empezó) es que con esta escasez de dinero soñar con unas vacaciones de fin de año e integrarse a uno de los paseitos “vive Colombia, cocaína por ella” (es que ahora las caravanas publicitaras de Uribe son utilizadas para el transporte y distribución del polvo macabro) porque tenga, seguro uno termina metido en la cárcel por culpa de algún “vivo” estilo El Rey... o secuestrado en una pesca de guerrilla o en un retén paraco, claro, bajo el amparo de impuesto de guerra para ayudar al pueblo (porque los dos bandos siempre dan la misma excusa manida) o en el peor de los casos, y que era el último recurso del desesperanzado colombiano, ya ni plata hay como para perder la poquita conciencia que queda en una borrachera que valga la pena gritando “viva el año nuevo”.
Es muy fácil imaginar que los muñecos de años viejos, ésta navidad serán los mismos personajes de siempre (los impuestos, el IVA, algún guerrillo famoso o un para perdido en la mesa de diálogo, Fidel, George Arbusto, Usama, el Exministro Londoño, etc.), solo que con otros nombres, y en vez de estar llenos de mechas, culebras, cohetes, volcanes, chispitas, truenos y cuanta pendejada explote o se queme, más bien estarán llenos de aserrín, papel y todas las desgracias que nos podamos imaginar para que ardan en el infierno por un ratico.
Claro que no habrá de faltar el que en medio de esta miseria tan verraca se haga a unos buenos pesos (relativamente de forma legal, por supuesto) vendiendo juguetes de contrabando, maricadas chiviadas o trago adulterado, el famosísimo “cococho” barranquillero o engatusando a cualquier persona vendiéndole alguna cosa que nunca va a poder utilizar.
Pero esta vez, casi a conciencia podremos cantar que el año nos dejó “triple reelección, más impuestos, un despeje y mesa de diálogo sin medir consecuencias, más de 22 millones de pobres absolutos y unas ganas las verracas de salir corriendo de éste país de mierda donde el futuro parece ser una utopía”. Así que más bien me voy resignando a la idea de entretenerme rajando de las reinas o maniquíes que por un azar indescifrable del destino pueden hasta hablar (bueno, pendejadas chistosas como que cuando el mundo se acabe ella repoblarían el planeta con el Papa Juan Pablo Segundo y la Madre Teresa de Calcuta o que ellas, trabajan, trabajan y trabajan... la verdad, eso último solo los pobres para aunque sea comer papel periódico con agua de panela) como deporte nacional pues nada más hay que hacer, porque conseguir un trabajo estable y relativamente bien pago es literalmente imposible.
Entre otras cosas y como para terminar esta diatriva.... si usted tiene una hija que esté realmente buena (rica, mamasita, espectacular, curvilínea 90-60-90, mida más de 1,70 metros, por lo menos sepa decir dos palabras pegadas con babas, culo bonito, tetas de silicona y como veinte liposucciones) y usted se quiera desembarazar de la educación superior de ella, pues fácil, mándela a cualquiera de los cientos de reinados que hay en este mierdero de país, que le juro que algún narco, paraco, politiquero, guerrillo o empresario de Tv se fija en ella le soluciona el problema de tener chulos al rededor de su casa, un par de embarazos indeseados y de paso, así usted demuestra que puede dejar de ser egoísta y nos deja morbosearla a nosotros también..