jueves, septiembre 16, 2004

Ontología de la pasión

Un beso, no es más que desenfrenadamente devorar a mordiscos el alma de la mujer amada...