jueves, septiembre 09, 2004

Matemática simple

Una noche muy corta de tragos, sudor y silencios mortales, me dijo una voz que nunca olvidaré: “No me ames”.Ahora entiendo sus razones.