jueves, agosto 19, 2004

¡S.O.S a la TV!

En estos días me dio por volver a encender la Tv para ver si seguía funcionando y porque de verdad que estaba ya cansado de leer y saben qué pasó... lo dudé... pensé que el dicho aparato se había dañado
¿Es que MTV es sólo reallitys? Hasta donde yo recuerdo, era un canal de música y de expresión cultural de jóvenes...
¿Qué pasó con Daria? ¡Yo amaba a Daria...! ¡Era la mujer perfecta a pesar de ser una cagona!
En fox... nada, series insulsas y que no son otra cosa que un clon refrito de los Simpsons pero en carne y hueso ¿O también son matachitos? Mmmm.... me queda la duda.
El WB no vale la pena sin Friends, las nuevas series son tan viejas que la verdad, ni porque estén llenas de actrices atractivas dan ganas de verlas. Refritos y más refritos de Clase de 90210 pero con mejores camarógrafos, Misión Imposible en femenino o en su defecto, los Archivos X pero con supermansito.
El History ya me tiene mamado con la repetidera sistemática de “Los colores de la guerra” o sino, con esa bendita manía de defender la fe de occidente como si valiera de mucho con tanto escándalo y aberración que se descubre cada día, porque suponemos que los otros credos son peligrosos o van en contra de los derechos humanos. Pero si los que más violamos los derechos humanos somos los occidentales... ¿O no? Allá cada quién si se quiere flagelar, arrancar un dedo en nombre de su dios o si le pega a la idiota de su mujer por mirar a otro tipo... la culpa es de ella por dejarse joder tanto.
Pero lo que si me tiene mamado, es ver que desde que a los gringos les metieron los aviositos en las torres, no hay un solo día en que en algún canal estilo Discovery, se muestre un programita sobre poderío militar de occidente y en especial, de ellos. Como extraño la guerra fría, donde también podía ver aviones y tanques rusos que aunque eran bien feos, se veían más eficientes. Claro que lo chistoso del asunto es que un helicóptero de última generación y armado hasta los dientes que vale yo no sé cuantos millones de dólares, termina siendo obsoleto contra el ataque de un suicida.
Así que terminé viendo por segunda vez en mí vida, protagonistas de novela... jajajaj... hacía rato no veía algo tan berracamente colombiano, de tan bajo nivel social y tan irrelevante; menos mal lo subieron de horario, porque debe ser bastante peligroso para un niño, ver la prostitución institucionalizada entrando a su casa y por la ventana más grande. Afortunadamente no tengo hijos y no tengo que lidiar con explicaciones superfluas o babosas algo que no tiene sentido más allá del amarillismo sexual.
Claro que como tengo la costumbre de ponerle cuidado a los comerciales, no me había fijado en el nuevo sistema de venta o de comercio y allí si que me llevé una sorpresita. En un comercial de cerveza, un trío de idiotas apuesta maricadas para ver quién es más valiente y hace cualquier cosa traída de los cabellos; lo triste es que no solamente tiene que ver con cerveza, también sucede con gaseosas, teléfonos móviles, automóviles y hasta desodorantes sexualmente mágicos... (aquí debería reírme, pero no puedo, me da es lástima).... no me puedo imaginar lo patéticos que serán los adolescentes actuales sufriendo por lograr alguna de las pendejadas que se le ocurre a los maquiavélicos publicistas.
Lo otro que me tiene pensando, es que la época de las tetonas y culonas como hormigas está pasando, son dinosaurios estéticos... ¿Se han fijado? ¡Regresaron las flacas bulímicas de los noventas! Las negritas están alegando que ninguna agencia de publicidad las llama para algo más que posar en contraste con una rubia desabrida y ahora las modelitos se preocupan aunque sea por leer Harry Poter y su presión externa.
En cuanto a los canales infantiles, todo es un refrito de algo que fue éxito cuando yo era apenas un chaval o una adaptación sin derechos de autor de alguna serie que no funcionó como debía.
Así que terminé de cabeza en el canal noticias para dejarme seducir por el ejercicio de la mentira bonita, porque hasta los canales religiosos me aburrieron. Antes por lo menos mostraban exorcismos y liberaciones de los espíritus o en su defecto, algún milagro impactante (todo es show, yo lo sé, pero es que son muy payasos) y el supuesto pastor analizaba de manera tan categórica y simple apartes, elementos o figuras en la biblia, que uno se pregunta si alguna vez la hermenéutica existió o solo fue una idea loca de unos poquitos genios que se perdió en los anales de la historia.
En ninguno de los canales de deportes están pasando los olímpicos, claro, como siempre la mafia llega a todas partes y donde haya un par de centavos, habrá alguien que se los quiere llevar a costa de lo que sea y quien sea. Total, de aquí a tres años nos iremos enterando de que por lo menos la mitad de los que se ganaron una presea, estaban dopados o habían consumido mínimo cocaína y aquellos que decíamos eran el ejemplo puro del esfuerzo y la disciplina, no sirven ni para un comercial de laxantes.
De los canales para adultos ni modo, mejo no decir mucho para no herir las susceptibilidades de los amigables aberrados que habita dentro de cada uno, pero lo cierto es que después de 10 minutos aburren hasta al más torcido.
Los canales culturales no son otra cosa que un soterrado disfraz de un TV-Ventas y de vez en cuando, un reallity soso. Y los canales de animalitos, terminan siendo una vitrina para productos alimenticios o de aseo para cualquier clase de mascota que a uno se le ocurra o no que puede existir... porque hay gente que hasta cocodrilos tiene en el jardín o le hace la pedicura al perrito. Claro que no todo es tan malo, debemos ser optimistas y si usted cuenta aún con un poquito de paciencia y de dinero como para pagar un sistema de cable relativamente variado y sin canales peruanos o bolivianos, de pronto (si tiene suerte) en un canal de películas se cruza con algún clásico o un filme de esos que ahora llaman independientes pero que solo son lo que son, es decir, cine de verdad. No le aseguro que se divertirá, pero por lo menos tendrá algo que ver que no le genere bostezos o mal genio.