sábado, agosto 14, 2004

Que tristeza

Maldita sea, si aunque fuera no me hipnotizara su sonrisa de niña...