domingo, agosto 22, 2004

De los "grandiosos" diálogos de paz

El recorte que puse en mí post anterior, lo puse con la finalidad de que la gente comprendiera que algunos conceptos y estados de la política son realmente imposibles o que si fueron realidad, fueron en un estado baste paupérrimo de sociedad humana, decir, por allá en la remota época de las cavernas y eso... así que yo presento unas pregunticas:
¿Para qué en estos días donde se supone que como sociedad hemos avanzado un poquito, puede haber o existir movimientos que deseen devolucionar a la misma sociedad? O... ¿A caso es válido ir a matar a alguien porque no quiere ser políticamente como otro?
¿Son o no son políticamente viables los movimientos armados? ¿Aquellos que se dicen de una bandera política y libertaria, comprenden realmente la posición que con tanto esmero defienden?

Así mismo... ¿Quién o quiénes combaten a estas fuerzas de izquierda, además del convencimiento en armas, comprenden la razón de su lucha? ¿Qué es ser de derecha? ¿Si se supone que ser de derecha es respetar las instituciones y defenderlas, tiene algún sentido violar precisamente la Ley, que es la mayor de las instituciones políticas de la sociedad?

En fin, parece que el único propósito de los factores alzados en armas en Colombia solo tiene una finalidad, la delincuencia organizada para defender los carteles del narcotráfico al que pertenecen, lo mismo que matar, robar, secuestrar, aterrorizar, chantajear e infinidad de violaciones a los derechos humanos o civiles de forma impunemente.

Así las cosas, si creemos que en éste momento se están llevando a cavo diálogos de paz, con alguno de los actores armados, estamos complemente equivocados, porque lo único que se está haciendo, es brindándole la oportunidad a cientos de criminales asociados en una “política” de de negociar cómo es que quieren que los destruirnos como sociedad civil mientras los negociadores nos hacen comer el cuento de que los estamos perdonando porque ellos se dicen héroes de la patria y antes les debemos.... sea con la derecha o la izquierda, no tiene ningún sentido negociar en condiciones tan irregulares y tan coercitivas económicamente hablando, ya que en realidad, lo que los gobiernos de turno hacen es darles garantías a los poderes que en realidad los llevaron al poder. ¿Se acuerdan de: “Nora, los niños y yo”? Pregúntenle al tipo que decía esa frase, si en realidad logró algo que no fuera beneficio personal con esos “diálogos” como las prostitutas de moda, prepago; o sino, pregúntenle lo mismo al que dice que trabaja, trabaja y trabaja... pero para él y sus amigos, mientras nos mete impuestos a los impuestos para él.