jueves, junio 02, 2005

Algunas ironías

El cojín de mamasita

Cuando a José María le dio por pasar de la adolescencia, ya había consumido tanto licor y cigarrillos que por sus venas no corrían glóbulos rojos, sino escombros del placer fermentado a la fuerza. Curtido en las maromas necesarias para entrar a la casa de sus padres antes de que el repartidor en motocicleta tirase el periódico del día, y sin hacer el menor ruido posible, había tomado la costumbre de ir al baño y desaguar el pajarito para que no se le ahogara con las decenas de cervezas que a bien, su cuerpo había podido guardar. Pero esa noche de fin de semana incrustada en agosto como por no dejar, la fermentación del lúpulo había hecho de las suyas y ahora no podía casi caminar y de milagro, tampoco se había estrellado ni guardando el auto en el estrecho garage o atropellado al perro en la maniobra. Como títere de cuerdas, trató de acomodarse frente al inodoro para hacer chicha, pero no pudo, así que se bajó los pantalones sin abrir la bragueta y se arrodilló y para que luego su mamasita no lo molestara por orinar como una regadera, supuso que sería mejor levantar la tapa y el biscocho del orinal y puso su adminículo sexual y excretor de líquidos a desaguar sobre la fría baldosa. Pero lo que no calculó fue que esa misma tarde en que él había salido para la universidad, su mamasita había colocado un cojín para disimular la fea tapa del inodoro, la cual, con su amortiguación impulsó en bajada la tapa y el biscocho convirtiéndose en una dolorosa guillotina de plástico blanco adornada con un cojín rosado de flores repugnantemente amarillas… No sobra anotar que los gritos de dolor de José María despertaron hasta a los vecinos y la deliciosa borrachera de que hasta ese momento.


Martín y las hermanitas

Martín siempre había sido un incrédulo o lo que se podría llamar un, borracho, cínico, inconsciente y para gusto propio, un buen hereje. Así que cuando uno de sus profesores le ofreció la oportunidad de ganarse unos pesos haciéndole un anteproyecto de grado a unas monjitas, la idea le fascinó… se vengaría de alguna manera de la manipulación dogmática, se dijo y de paso, se ganaría unos peso… nada podía ser mejor. Total, no se trataba sino de una tesis para graduarse de profesor de culicagados y era una pendejada; se tomaría una cerveza en honor a la fe en Chucho. Nunca Martín supo que carajos le dijo su profesor a las monjas, pero ellas llegaron muy contentas hasta el salón de clases donde normalmente él dormía sus borracheras sabatinas e hicieron trato. Al cavo de un mes de arduo trabajo por lo que sería un simple mínimo, él hizo a lo que se comprometió, pero las monjas querían más, así que él, de buen tipo, les colaboró otro poquito sin cobrarles de más. Otro mes pasó ayudándole a las monjitas a las cuales no se las podía quitar de encima ni a las seis de la mañana cuando salía para la universidad o del celular cuando en las noches de viernes se metía en el primer chuzo con cerveza a mil pesos. Ya mamado del acoso, e imaginándose perseguido por la moral insaciable de dos novias horrorosas y empelagozas, las citó en su propia casa, y les entregó el trabajo escrito hasta donde él se había comprometido en principio y sin la ayuda, para ver si las monjitas por fin aprendían algo diferente a recitar los mandamientos que no sabían cumplir. Las monjas le enseñaron un par de groserías que en su vocabulario de estudiante nunca había escuchado y hasta le condenaron a una eternidad en el infierno; el escándalo que armaron fue tan grande que hasta la policía llegó para calmar la situación que ya se había salido de las manos según los vecinos con ánimos de sapo y en la cual, estaban mancillando el honor de unas lindas monjitas.
Martín, en medio de las lágrimas de las monjitas y sus quejas a la autoridad, le explicó al sargento todo lo que había pasado en los dos meses anteriores. El sargento obligó a las monjas a pagar lo que les faltaba abonar por el trabajo y que no querían desembolsar ni por error y a Martín a entregar el disco donde reposaba casi la totalidad de la tesis y que solo le restaba ser impresa y le dijo, mientras las monjas se alejaban y en el típico tono de voz para ser escuchado a un par de cuadras a la redonda… “Muchacho, nunca hagas tratos con el diablo; es muy puerco”.

Oxíge-no

No todo el mundo en el campo colombiano gana poco dinero, ni tiene todo el tiempo copado en tratar de sacar adelante un pedazo de tierra, algunos cuentan con suerte y ese precisamente era el caso de Efraín Rodrigues. Efraín trabajaba en una hacienda a las afueras de la ciudad y como era el amansador de caballos de paso del “jefe” y el que le enseñaba a bailar a los caballitos de paso de unos cuantos ceros de más, se ganaba unos buenos pesos que él sabía gastar sin escrúpulos cada quincena en los prostíbulos de alrededor de la plaza de mercado en el centro de la ciudad y si por casualidades de la vida no podía, en los bingos y “casinos” que quedaban junto a la terminal de trasportes donde se podía tomar unas cuantas pocholas con uno que otro conocido. No podemos pensar en el viejo Efra como un despilfarrador o un botaratas, sino como en un muchacho muy alegre y sin mayores responsabilidades que ganaba muy bien para ese entonces, haciendo lo que más le gustaba, jugar con equinos.
Como en muchas oportunidades, la quincena le cayó preciso en fin de semana, así que se fue corriendo en el primer campero que salió de la hacienda en post de placer y con los bolsillos llenos. Al llegar a la zona ya descrita, se metió en el burdel más cotizado de la zona y pidió una “botellita de amarillo”, como las que compraba su jefe para celebrar un buen negocio. De inmediato se volvió el centro de atracción y las trabajadoras del consuelo masculino, no tardaron en llegar como chulos hambrientos. Como el mismo lo diría, caspió a las que se parecían a cualquier viejita que él pudiera ver en la calle y luego, a las que le parecieron “malos polvos” y finalmente a las que tenían un cuerpo muy normalito, él se merecía algo mejor. Así que cuando una rubia de senos estrambóticos, un culo que parecían dos, no pudo ni parpadear, cosa que la oxigenada “beldad” apreció como buen negocio y fue directo hacia él.
Tomaron licor de todos los olores, sabores, colores y precios hasta que se hartaron; luego pidieron de todo lo que podía ofrecer la reducida cocina del lupanar y a la final, él salió con la rubia rumbo a un almacén de ropa porque la pinta de la niña lo tenía cabriado y le bajaba la moral a cualquiera, según él podía apreciar; pero lo cierto era que ella estaba vestida como cualquier muchachita de veinte años que deseaba urgentemente llamar la atención del sexo opuesto, y nada más, por lo que en la calle, a plenas cinco de la tarde, la curiosa pareja pasó desapercibida a la multitud. Siendo sinceros, no parecían cliente y prestadora de servicios varios, sino una parejita de novios en todo el sentido de la palabra, ya que besito va, besito viene y miradas de complicidad, no dejaban espacio para otra cosa y el viejo Efra, ya como que empezaba a pensar en otras cosas, y quizá no por el efecto del licor, sino de las embelesante hormonas. Luego de dos largas horas de juegos, como el dermatólogo, fueron al grano y se introdujeron clandestinamente en una de las tantas residencias para viajeros que tanto le gustaban a él y que quedaban a la vuelta del prostíbulo del que había sacado a su nueva amiga. La ansiedad que dominaba cuerpo y mente de Efra, le hizo desnudarse de una vez, mientras su amiga poco a poco y al ritmo de una ranchera que sonaba a lo lejos, iba realizando un sensual baile en el que sus ropas iban volando por todas partes como confite salido de una piñata. Sin poderse resistir la empezó a acariciar hasta que se topó con algo que no debía (según el pensaba) estar allí: un enorme pene ya erecto se escurría de la tanga brasilera de su oxigenada amiga, mientras él, se volvía y tanteaba el sector para asegurarse de que lo que sentía era cierto y no una alucinación o brujería. La borrachera poco a poco se empezó a transformar en terror cuando por fin aceptó la realidad, estaba frente a un travesti al cual había besado desesperadamente hasta casi sacarle sangre de la lengua. Lo alejó de un empujón que si hubiese sido más fuerte, posiblemente le hubiese ahorrado muchos problemas, pero que aún resistiéndose a pensar los acontecimientos, no acertó a realizar. ¿Salir corriendo? No podía, estaba completamente desnudo; además, recordó que el dinero restante de la quincena estaba en su pantalón. ¿Pedir ayuda? Imposible, se burlarían de él; Efra era un macho y así seguiría siéndolo y para completar, el-ella, tenía en sus manos un revólver y le apuntaba directo a la cara. En el mismo tono de voz de mujer dulce, el-ella, le ordenó que diese la vuelta y se pusiera en cuatro, porque no se quedaría iniciado(a). Sintiendo la fría presión del acero que escupe pólvora, fue penetrado una y otra vez hasta que una baba caliente se deslizó por su ano como lágrimas de madre selva.


Amor… A mor… Am or

Una tarde de lunes tan calurosa que parecía que varillas ardientes entraran por la nariz, dos estudiantes caminaban por una céntrica avenida de su ciudad, cuando uno de ellos empezó a hablar de las virtudes excepcionales de su novia. Durante ocho calles seguidas no dejó el tema, hasta que terminó diciéndole a su amigo que el mes que venía, le propondría matrimonio. La describía como la más fiel de las mujeres, la más hermosa, la más inteligente, mejor dicho… la más, más…
Como necesitaban contactar a un profesor para poder cuadrar la fecha de un examen, entraron al centro comercial más afamado de la ciudad, pues allí tenía el docente su oficina. El enamorado, no dejó de hablar de su novia ni siquiera en el ascensor y con cara ponqué negoció la fecha del examen con su profesor el cual, sin contener su curiosidad indagó las razones de su felicidad y el muchacho emocionado le contó que pronto contraería nupcias.
Saliendo del centro comercial, al no enamorado, le llamó la atención una parejita que estaba a besándose con tal vehemencia que parecía que se iban a sacar sangre de la boca, así que le señaló a su amigo el simpático espectáculo callejero con lo cual, el enamorado se puso pálido y salió disparado con paso firme hacia la pareja. El amigo, no para quedarse atrás, sino por curiosidad, le siguió en silencio.
Cuando el enamorado llegó, saludó muy cortésmente, a la muchacha asustada trató explicar que aquello que acababa de ver no era nada, sino un simple abrazo, a lo cual el enamorado respondió disculpándola, sacó de su camisa un billete de muy baja denominación y se lo entregó a la nena del espectáculo y le dijo con la mayor sangre fría y sin siquiera subir un ápice el tono de su voz “Gracias por los servicios prestados”, le dio una palmadita en el hombro al muchacho que aún abrazaba a la que había sido la futura esposa suya y le dijo “Suerte”, se dio la vuelta, e hizo un ademán a su amigo para que se fueran de allí.El no enamorado no soportó la curiosidad y preguntó “¿Quién era esa?”, el enamorado contestó tranquilamente “Mi ex”.

domingo, mayo 15, 2005

Ciudad En Llamas

Desde hace unos días Ibagué está en llamas (y esta vez no es por el ataque de los indios Pinaos), su caudillo está vinculado oficialmente a un proceso penal por el asesinato de un líder político realizado hace 16 años y más de uno además de en la Ciudad Musical, con rabo de paja debe estar durmiendo muy poquito, comiéndose las uñas y pidiéndole a Dios que no sea verdad lo que está pasando porque se van a meter en problemas. Y algunos ya habrán pensado en salir corriendo del país y los que no pueden, se habrán dado las mañas para contratar los servicios profesionales de abogados penalistas con licencia para oficiar hasta de brujas para poder defender de la supuesta inquisición política que se avecina y que no sería raro que ocurriera a cuanta rata que se cree murciélago y que camina suelta aún por las calles de esta ciudad del diablo. Pero por desgracia las cosas en honor a la verdad, están muy lejos de ser positivas para la justicia; el proceso tranquilamente puede estar a punto de prescribir, un testimonio de un testigo no es plena prueba en ningún lado del planeta y mucho menos en Colombia donde el chisme es la razón de vida de la politiquería y para terminar de adornar el conflicto, resulta que el “capturado” es un engranaje de la maquinaria política de la administración actual. Así que si esperaban una cacería de brujas legislativas… se engañaron, antes, lo que se le viene a la Nación es una demanda por daños y perjuicios por acusar y poner en la picota pública a un santo genocida (porque quién sabe cuantas cosas más ha hecho con tal de mantener y aumentar su poder) que engatusó a todo un pueblo.
Pero el problema en realidad es que el dichoso asesino, quien sabe cuantos enredos y cuentos no tiene con del gobierno y de los que se supone lo juzgarán. Y por otra parte, uno no puede dejar de preguntarse… ¿Cómo es posible que Popeye se haya incriminado a si mismo por joder al Santo patrón de la politiquería en el Tolima y con su sede de operaciones del terror en Ibagué? La verdad, no tiene sentido o quizá hay algo más en juego que no hemos visto porque tenemos la costumbre de ver lo aparente y nunca descubriremos por sus reales alcances políticos y económicos.
Bueno, ya después de haber aterrizado un poquito por la conmoción típica de semejante sorpresa en un país donde reina la impunidad porque aquí los criminales son los que mandan y recordar que así seguirá pasando, por lo menos y como un consuelo más o menos temporal que no alcanzará ni para un mes, se hizo oficialmente el reconocimiento público de las calidades personales del Santo y donde vaya, las miradas le calificarán y no podrá por más que su terror político y de dinero fruto de la corrupción lo intenten, escapar de lo que es, es decir, un asesino.

miércoles, mayo 11, 2005

¿Izquierda o Derecha?

Es tan fácil confundirse que escoger se vuelve realmente complicado. Los primeros, con esa manía de revanchismo ridículo que no lleva sino a las dictaduras y los segundos, adictos a egoísta mediocridad de aprovecharse de la ingenuidad. Los trapos de colores son el disfraz del payaso veintejuliero; rojo, se ve teñido de corrupción e ineptitud destinada a la venganza ciega del que no ve más allá de sus narices, pero eso si, llevándose el erario público en el bolsillo mientras se grita arengas infantiles contra los amigos que se inventaron el negocio de estafas a la Nación; azul, sinónimo de mentira recocida amenizada con unos cuantos ave María como para que no duela el serrucho y el escándalo suene a canto gregoriano y ese hermoso olor a sentimiento de culpa manipulado desde los púlpitos.
No nos engañemos, la democracia nació muerta: La Revolución Francesa no fue más que un cambio de nombres en la misma curul y por el método del homicidio… ¿Quién carajos puede sustentar que la libertad se hace vertiendo sangre, así fuese la del tirano? El sentido común dictaría que tanto el rebelde como el tirano se cansarían de matar, pero no, antes sucede es lo contrario.
El cuento salido de la ilustración que dice que la democracia es el gobierno del pueblo no es más que demagogia. Las demos eran las asociaciones de familias cuasifeudales en la Ciudades Estado Griegas, y kratos es simplemente mandar, no gobernar. Así que la elección que se hacía era indirecta y aún así, no se lograba mayor cosa sin la aquiescencia príncipe local. Maquiavelo no dijo nada nuevo en Lo Principesco, así duela en La República y La Politeia, fueron muy claritas las ideas de cómo dominar pero nadie parece saber leer, es más, si tiene alguna duda, solo hay que remitirse a La Suma (pero sobre todo el aparte de la Suma a los Gentiles) y listo. Pero como es mejor tener una excusa para todo, lo más práctico es delegar en otro la vida y la dignidad para poderlo culpar si algo sale mal. Pero como a muchedumbre la educaron para pensar así desde la manipulación de la culpa (La verdad, verdad… se aprende más de política leyendo un poquito de historia y de teología que en una escuela de Derecho) pero sin ninguna duda, es mejor que solo unos poquitos se quejen, pero mejor es que esos que hacen ruido sean tus amigos… y si lo contrario pasa, no hay de que preocuparse, para eso se tiene al vecino al cual se le puede hacer guerra y se elimina de paso a los “malos” elementos que él también tenga como piedra en el zapato y todos felices: el tirano porque siguió con el poder y el idiota contento por haber servido a la patria en momento difíciles. Nos enseñaron que el mayor derecho a cuidar por allá desde 1790 es la vida, pero resulta que las cosas no son así. ¿Para qué vida sin dignidad? ¿Luego alguien con poder de mando en los toldos de derecha o izquierda conoce el sentido real de la palabra dignidad? Es supremamente incomprensible que a estas alturas (o sea, el Siglo XXI) estemos aún discutiendo temas como el aborto, la eutanasia, el suicido, el homicidio y de paso, el genoma humano. Ni siquiera es una discusión ético, jurídica o de política, sino de moral, del dogma y nada más.
De nuevo vuelvo y me pregunto ¿Izquierda o Derecha? Izquierda para morir en un basurero lleno de conocimientos que no sirven para nada, ni siquiera para comprender que los sistemas políticos nos estafan… Derecha para suicidarse por la hipoteca o ser un esclavo perpetuo del consumismo. ¿No existe a caso un factor intermedio y menos doloroso?
Mientras algunos siguen peleándose entre si, tratando de imponer sus ideas al otro y creyendo que la democracia les dio las herramientas necesarias para escoger entre un bando o el otro, todo seguirá igual, llegue el que llegue y con la bandera del color que sea. La decisión sobre el destino de la humanidad fue tomada hace ya más de un par de milenios.

sábado, mayo 07, 2005

¿Y… a dónde vamos de rumba esta noche?

Si usted tiene la suerte de vivir en la ciudad de Ibagué, de seguro se ha hecho la pregunta que titula éste post y no ha encontrado una respuesta coherente o por lo menos seria. Es que aunque usted no lo crea, la rumba es cosa seria.
Primero, debemos definir más o menos qué es la rumba, a pesar que al hacerlo, la vamos a cagar un poquito, ya que todo el mundo, dependiendo de su condición social o cultural, tiene su propia concepción acerca del tema. Pero creo que se puede decir que es la reunión de varias personas (más de cuatro, es decir, mínimo dos parejas) para regalarse cosas (objetos, amistad, sexo, humor, pasión, etc.) mutuamente, divertirse comiendo de todo (pero sobre todo comida chatarra) y bebiendo cualquier clase de licor (porque sin licor no hay rumba, dígase lo que se diga) que exista y en lo posible en tal cantidad de exceso que uno pueda nadar en él; en general se realiza sin límites morales o éticos porque no se trata de una simple fiesta y termina siendo descomedida hasta más allá de la locura. Con ella no importa el día de la semana o la hora, si es fiesta o hay que trabajar o estudiar al otro día y en algunos casos, se transforma en una necesidad psicológica para matar el estrés. Entonces, se debería asumir según éste razonamiento que en cualquier parte o instante puede haber una rumba, pero resulta que no.
¿Quién carajos puede disfrutar de una noche loca si en sus oídos están reventando a punta de un equipo de sonido a todo taco y con reguetones o champeta? La verdad, el sentido implícito de diversión se pierde cuando uno no escucha ni sus propios pensamientos. Resulta supremamente plano pensar que el ruido y el licor son la rumba, pero ellos solo son una parte y así, sus colaboradores son también muy importantes. Así cualquier cerveza fría, un cigarrillo de picadura inglesa o la viejita más buena de todas, parecen aburridores o desagradables.
Bueno, digo esto porque en este pueblo, si uno tiene ganas de salir de rumba, no la tiene fácil. Ibagué está lleno de sitios indefinidos entre restaurante, bar reguetonero y quizá algo de discoteca. No comprendo cómo es que si uno le pregunta a alguien si le escucha o le gusta la champeta o el reguetón, todo el mundo contesta que como se le ocurre a uno pensar si siquiera en una porquería como esa, pero al momento de la rumba, la cosa es a otro nivel y el que había afirmado hasta por los dioses que odiaba aquellos ritmos shakireños (porque hasta la argentinobarranquillera también está incursionando en el lucrativo y poco estético negocio de la raspa), resulta el fan número uno.
Yo, que he bebido en los lugares más extraños y tuve un bar rockero, no puedo soportar los restaurantes ruidosos de moda eterna en mí pueblito. Los bares del centro son un descrédito total; si no están llenas de culicagadas prepago, son restaurantes malos. El Cortijo, que se supone es señalada de discoteca, no tiene ni pista de baile y más bien deberíamos pensar en ese sitio como un restaurante donde comer tiene que ser un martirio por tanto ruido y estreches, BullRock es puro restregón y nada de Rock más cerveza cara y caliente con sillas supremamente incómodas, todos los bares de la 38 son la misma joda donde todo el mundo va a aparentar y nadie disfruta de nada y para colmo de males, usted tiene que consumir lo que ellos le quieran vender y no lo que usted quiera tomar y lo otro que queda son lupanares para adictos a las rancheras como las cantinas de pueblo salido de una película de Vicente Fernández o las prostitutas de los chochales de siempre. Así es mejor no salir de la casa y alquilar un DVD.

domingo, mayo 01, 2005

La Deliberada Ceguera De Uribe Y El DIH

You say you wander your own land
But when I think about it
I don't see how you can
You're aching, you're breaking
And I can see the pain in your eyes
Says everybody's changing
And I don't know why
"Everybody's Changing"
Keane

En la actualidad, nos encontramos frente a una de las encrucijadas más complejas por las que ha pasado nuestro país y que está relacionada directamente con la caótica situación de violencia que con cada instante destroza la confianza en un futuro razonable.
Los diversos factores generadores de violencia si antes tenían excusas para luchar, hoy reflejan una clara impotencia ideológica y sustentación en la realidad, ya que han degenerado prácticamente hacia sindicatos del crimen en su abrupto camino de industrialización de cuanto delito existe.
Dentro del marco teórico de la legalidad, el Estado que se encuentra inundado de herramientas legales, al punto de la exageración de lo que es el fenómeno llamado hipertrofia legislativa, nos encontramos que la mayor construcción de todas, es decir, la Constitución Política, que es un vello poema pero que no refleja las verdaderas necesidades y la realidad de la Nación. No está de más pensar en ella como una creación utópica o en un sofisma de distracción que no incluye a los verdaderos afectados por el evidente conflicto interno que el gobierno actual se empeña ciegamente en negar.
Por eso mismo es incomprensible la posición que ha tomado. Si se supone que la intención de la administración Uribe es entrar en estado de paz gracias a los diálogos en Ralito con las AUC, es sumamente contradictorio que el mismo presidente diga que Colombia no está en conflicto interno si con el diálogo lo que se está haciendo es aceptar el estado de beligerancia de dicha organización paramilitar, con lo que en los actos demuestra totalmente lo opuesto a las declaraciones oficiales. Dicha posición es posible que se deba a la importancia que están teniendo en este momento el Derecho Internacional Humanitario y por supuesto, las cortes tanto extranjeras como las internacionales en cuanto la obligación de defenderlos. Un buen ejemplo de ello es lo sucedido al exdictador chileno Augusto Pinochet Ugarte, quien luego de él mismo indultarse por medio de una Ley de perdón condenada por la comunidad internacional es pedido en extradición desde el Reino Unido a España, donde el famosísimo juez Baltasar, le conmina a ser juzgado por crímenes contra la humanidad encarnados en el asesinato de dos ciudadanos españoles en la década de los ochentas. Gracias a tal razonamiento supondríamos que el gobierno no desea aceptar una realidad política que con cada episodio trágico de violencia se sale más de las manos; pero lo que el gobierno no ha previsto es que si como el mismo presidente afirma, en Colombia solo existen agrupaciones terroristas, las AUC también pueden ser tildadas de tales y peor aún, ser juzgadas por organismos internacionales por crímenes contra la humanidad.
Por otra parte, si de algún modo, se llegara a aprobar una Ley de perdón e indulto total para las AUC, equivaldría pensar en la impunidad como un excelente negocio, ya que prácticamente se estaría legalizando las masacres, el narcotráfico, el secuestro, la extorsión, el desplazamiento forzado y de paso, el menos cabo a la economía colombiana y un atentado directo a la seguridad jurídica y social.
La consecuencia de ello se está representando en que Colombia sufre una patológica transformación demográfica de tal relevancia gracias a las víctimas del desplazamiento forzado que nuestra Nación ya no es lo que solía ser o que creíamos de ella. No es de extrañar ver en esquinas, semáforos, parques y lotes baldíos la horrorosa realidad al fijarse en la mirada vacía del desplazado que extraña su hogar y que comenzó su periplo escapando de las garras de la muerte saliendo del campo hacia las periferias del pueblo más cercano y de allí a algún cinturón de miseria en las zonas subnormales de las ciudades y peor aún, dentro de las mismas ciudades trasladándose de barrio a barrio huyendo de las mismas balas que le hicieron salir corriendo del campo.
Se calcula que en la actualidad existen tres millones (3.000.000) de desplazados pero que los organismos del Estado no parecen ver, ya que según las políticas actuales la preocupación son los ocho millones de (8.000.000) pobres absolutos, pero uno no puede dejar de preguntarse si en esa pequeña estadística que dice el gobierno existe… ¿se incluye por casualidad a los desplazados en semejante estadística o es que ser desplazado significa ser del estrato cinco (5) o seis (6)? ¿Dónde quedan los principios rectores del Derecho Internacional Humanitario sobre Verdad, Justicia y Reparación?
Con cada instante que pasa, se pierde en el horizonte de la manipulación la Verdad que nunca recibirán los afectados por los diversos factores armados entre los que también deben ser incluidas algunas Instituciones Estatales; la justicia parece cada vez más lejana con tanto interés creado para favorecer los intereses de aquellos que flagrantemente violan los Derechos Humanos; y la reparación es literalmente imposible de cumplir porque nadie puede revivir los muertos ni borrar de las memorias las atrocidades cometidas y el retorno al terruño se ve sumamente complicado con aquellos campesino que ahora son parte del paisaje urbano.
Según el Gobierno Nacional, el problema de los desplazados se arregla con cuatro punto cinco billones de pesos, pero como la prioridad es en la actualidad la pobreza absoluta, se comprende que ellos no están incluidos en los planes de desarrollo social y económico que tampoco han arrancado.
Claro, lo anterior es una consecuencia que se puede comprender como demagógica, ya que la administración Uribe se excusa en la insistencia excesiva del gasto armado (y según Álvaro Uribe Vélez, no hay conflicto armado… ¿entonces para qué armarse si no existe la necesidad del combate?) y la supuesta carrera armamentista entre Colombia y Venezuela y al mismo tiempo se arguye el abrumador déficit fiscal (pero la contradicción se debe a que el gasto militar aumentó radicalmente, la burocracia aumentó lo mismo que se doblaron los salarios desde concejales hasta ministros generando no un hueco en el gasto sino un agujero negro que todo lo traga con la exclusiva finalidad de la reelección de Uribe como presidente. ¿A caso no es incostitucional hacer política desde un puesto en el Estado? Y para completar el cuadro de miseria, resulta que la corrupción aumentó en un 25%) que ya está sobrepasando el 75% del PIB. La discriminación social hacia los desplazados no viola solamente Derechos Constitucionales, al hacerse el Gobierno el ciego sobre su existencia (y que al parecer es un comportamiento totalmente deliberado), sino la violación con matices esquizoides del DIH al no existir una política seria (o por lo menos coherente, pero que no está en los planes de este Gobierno ni en el que le siga y que según las cosas parece que será el mismo) en materia de violencia en las formas de solución del conflicto que si existe, porque siendo realistas, el Estado colombiano es el mayor violador de derechos en la actualidad ante la desidia y la frialdad de sus dirigentes ante el mayor problema que aqueja a nuestra Nación.

domingo, abril 24, 2005

Las Tierras Vírgenes y la Constitucionalidad

I walked across an empty land
I knew the pathway like the back of my hand
I felt the earth beneath my feet
Sat by the river and it made me complete
Oh simple thing where have you gone
I'm getting old and I need something to rely on
So tell me when you're gonna let me in
I'm getting tired and I need somewhere to begin
("Somewhere Only We Know")
Keane

Entre muchas otras cosas, recuerdo muy bien que cuandoera niño, creía que la Luna era de queso, el cielo unacarretera para pájaros y que Mogli era el chico con lamejor suerte del mundo.Pero con los años, la vida misma fue enseñando que laingenuidad me llevaría por caminos poco recomendables,pero sobreviví y descubrí que Kipling, había escrito más que una simplehistoria donde los animales tomaban facultades humanasy los humanos algunas facetas animales. La Lunaresultó ser el monumento perfecto de frío yeso para el Apolo 11 y el cielo, dejó de serinfinito, alguien, había cercado el horizonte.
O quizá, más bien fuy aceptando las ideologías de Hobbescomo un modo de vida, porque no tenía más remedio que alimentar el inconsciente, vaya uno a saber con tanta información que llega y que es imposible de digerircon calma; el mundo mutaba y yo con el aprendí a navegar como tiburón de agua dulce.Pero de las cosas que más recuerdo hasta la adolescencia, es que vivíamos enun permanente estado excepción (guerra) y que yo no veía guerra por ningún lado más que en la televisión, porque el periódico solo lo leía mí papá, a mi metocaban las tiras cómicas y la radio era solo una voz en off de esas como la de la profesora de biología que trataba infructuosamente de hacerme entender cosas que aún no he podido si quiera pensar. Pero la guerra en realidad estaba allí, en el monte, a unos pocos kilómetros de mis narices, desplazando al silencioso campesino al limbo urbano.A estas alturas de la vida, en la que por fin estoy aceptando que nunca podré escapar a las sombras del Mito De La Caverna, me duele comprender que la construcción jurídica de cualquier Constitución (no importa si es en las naciones desarrolladas o porestos lados o el poema de Kipling) no es más que simple prosa semiépicaescrita para que el pueblo en el que heróicamente ardióMoro o Bacon se cocinó, crea que la democracia no es una excepción.Las democracias son utopias: maquinaciones ficticias respaldadas por la plana tautología de un Estado que existe para que, como lo dijo el Maestro Reyez Echandía, la vida siga porque no conocemos otro camino que el de seguir siendo nuestro pasado.Si, es verdad, nuestros abuelos y padres se ganaron algunas libertades a sangre y fuego que luego heredamos convencidos por el sentido común impartido en las aulas de las escuelas y los parlantes de televisores y radios; pero la atenta observación de larealidad demuestra lo errados que estamos si pensamos en la Constitución como un pacto social, porque la Carta Magna a pesar de contener (supuestamente) el marco teóricoen el que la vida de una nación se desenvolverá gracias a la delegación programática, resulta que solo puede ser aplicada para aquellos que pueden pagarla y no por el verdadero soberano, es decir, la pluralidad.Así, la Teoría del Estado no es el estudio que se hace metódicamente de la constitucionalidad o no de las normas nuevas que se han de compara con ella, sino unareflexión sobre la vigencia de las instituciones, no de las naciones. Así, el componente humano es relegado para abrirle paso al Estado, que a la final subsistirán a pesar de losseres humanos que le fundaron y si desaparece, le sustituirán nuevas institucionesjurídicas, que solo se esfuman por un tiempo prudencial, para mutar en una bestia aúnmás poderosa e incontenible.Kelsen, en no recuerdo cuál de todos sus libros de teorías del Estado, afirma que la Ley está hecha de tal manera que quien la firma no espera que se le aplique sino a favorabilidad política. En principio (dentro de la misma presunción de que la Luna es de queso y las tierras de la democracia siguen siendo vírgenes) pensaría uno que tal expresión se trata deldebido proceso y de que no puede haber pena sin Ley previa, pero no es así necesariamente.En mí humilde opinión, las Constituciones son el mejor ejemplo de lo que no deberíamos ser y aún así, a pesar de comprenderlo, lo somos en la más hermosa de las anarquías legislativas como Mogli saltando de árbol en árbol creyéndose simio y luego Lobo. Kelsen lo que en realidad quería decir, era que aquel que firma la Ley, lo hace con el exclusivo propósito de favorecerse a si mismo sin pensar en el otro. Ello se podría explicar porque la naturaleza egoísta del homo sapiens es belicosa y la guerra de tal ser es contra si mismo mientras se va abriendo paso en el cosmos como el depredador por naturaleza en el mundo y demuestra reafirma que el rey de la selva no es el despelucado león, sino él.Pero como en la época de los grandiosos saurios que dominaron la Tierra por allá en el Jurásico, existen muchas clases de depredadores o cazadores. Mientras algunos somos curiosas lagartijas atrapa moscas, también coexisten en el medio T-Rex (solitarios vagabundos), Raptores (gregarios especialistas en emboscadas), fabulosos Carnotauros que cambian de color como cambiar de partido político y los Argentinosauros como titánicas bacas que lentamente van de una plaza a la otra y regresan desandando sus zancadas. Ya que nombramos a los argentinos, no sobra anotar que según las nuevas tesis de investigaciones realizadas en el Valle del Chocón, el T-Rex era nada más ni menos que un carroñero y el Carnotauro una versión modernizada del mismo monstruo, solo que con las facultades de un camaleón.En este mismo orden de ideas, cualquiera de las Constituciones son el nido de paja tejido con las normas de juego para reptiles, y el más eficiente será el que aprenda a ser más hábil utilizando sus rincones oscuros o las nobles tutelas donde reposar, sino aquél que superar a los otros en la carrera evolutiva de la corrupción y las lagartijas come moscasseguirán en las mismas (¿Será que ahora la hermosa imagen de Mogli es como antes?) y el T-Rex será en realidad el rey, no por esfuerzo propio, sino por haber aprendido de la paciencia a esperar que los megasaurios mueran luego de hartarse de comer ydefecar (como le sucede la mal interpretación que se hace de los derechos y facultades individuales en el proceso de evolución del Estado de Derecho al Estado Social de Derecho). El Megalodonte seguirá sacudiendo la tierra, pero no podrá gozarla, por ignorancia de si y sus competidores.Para aquellas sabias bestias pacientes que aprenden del error ajeno, todo es legalsin importar si es no ético, poco ha de importar mientras no se crucen en su camino otros carnívoros hambrientos que trabaja eficientemente en comunidad a pesar de suvoracidad pero aprovechándose de su menor tamaño, que les hace escurridizos y prácticamente invisibles.Según recuerdo de los últimos acontecimientos políticos en esta manigua que llaman Colombia, un grupo de Raptores emboscó a la nación de titanes ciegos para conseguir gracias a un T-Rex vagabundo unos escaños en el Senado y otros en la Cámara...curioso como se van asociando las bestias que creíamos incompatibles, por ello el premio de excepción al ratificar a los carroñeros como megasurios en un estilo abiertamente camaleónico de una garra de metal AK-47 a una corbata, no es un cambio de piel, sino el resultado de la evolución de la gula, donde se come hasta reventar.Como en la jungla de Kipling, la vida en sociedad es una competencia perpetua amenazada por la existencia remota de la “conciencia” humana, y el hambriento inteligente es el destinado a sobrevivir. Claro, la naturaleza es sabia y nivela la balanza entre cazadores y presas (los depredadores son menos), pero con los cambios actuales en nuestra jungla se asfalto y cemento, el caso es totalmente contrario a los intereses de los titanes y el carroñero especializado en emboscadas es el verdadero soberano. No sobra anotar que aún esperamos a los mamíferos en estas tierras vírgenes.

martes, abril 19, 2005

Habemus Cura

Como tenemos papa nuevo, me acordé de una historia que mi abuelo solía contar cuando lo cogían los tragos:

Resulta que como el curita de un pueblo ya estaba muy viejito, vivía agarrado con todo el mundo y a veces la cosa había pasado a mayores, los feligreses y el alcalde pidieron al obispo que les enviasen un curita joven, de corte moderno (al estilo de los tiempos televisivos) y así llegó Juan, una tarde viernes muy a las seis de la tarde.
Juan era un mansito de tenis, sotana remangada y guitarra al hombro, pero como sufría de temor escénico, le pidió consejo al curita viejo sobre como dictar la misa sin problemas, a lo cual el viejito le dijo que la solución era simple, solo debía apurarse de un solo trago una media de aguardiente y solucionado el problema; no obstante no dejó de regañarlo por la pinta tan “moderna”, el cabello largo, las patillas de hippie y esa guitarra medio desbaratada. Juan así lo hizo para la misa del domingo.
El lunes en la mañana, se han encontrado los dos al desayuno y Juan le pregunta al curita qué opinaba de la misa que él había oficiado el domingo inmediatamente anterior, a lo que el viejito contesto:

Que bueno que preguntas, mira Juan, la gente está muy contenta con tus canciones, tu tono de voz alegre y las misas al grano, pero solo tenemos unos problemitas que solucionar… El primero es que a Adán y Eva no los echaron del Edén por estar tirando bajo el árbol prohibido y luego asar a la serpiente con las manzanas del dicho palito; Caín no mató a Abel de una patada en las güevas; a María no se la comió el Arcángel Miguel para meterle un chino al que le pusieron Chucho; Simón Pedro después de negar a Jesús tres veces no ahorcó a Judas en venganza por sapo y ni tampoco venía de la calle del cartucho; Barrabás no le dio billete a Poncio Pilatus para que lo soltara y en su lugar pusiera a Jesús; luego de la muerte de Jesús, Magdalena no se fue de puta esquinera a Constantinopla a darlo por un calado; el papa nuevo no es jugador del Bayermiunich ni es cantante de Ramstein; a la gente del pueblo no se le puede llamar de frente tracalada de hijueputas ignorantes porque van y se emputan y tampoco se le puede decir al alcalde fascista por tener la foto del presidente en la camiseta que lleva puesta. ¿De dónde sacaste que el hijo del Señor es Ronaldinho? Así tenga puesta camiseta del Barcelona, eso no lo hace el nuevo Mesías; el papamóvil no tiene inodoro y llantas anchas porque nunca lo van a llevar a Enchúlame la máquina de MTV; ¿Qué carajos es eso de en la comunión estarle pidiendo arequipe al sacristán? Las hostias no son obleas… Ah y el viejito cagreco, suelta pedos, masca chochas y caga seco del que rajaste en todo el sermón era yo…